Celulas-Madre

 

¿Qué son las células madre?

Las células madre, son aquellas células de reserva que se encuentran distribuidas por todo el organismo, que aún no se han diferenciado y están “a la espera de ser llamadas”, para el mantenimiento, reparación o regeneración de los tejidos locales o a distancia, dependiendo de las necesidades del organismo.

Según su origen, se conocen 2 tipos de células madre: las que provienen de tejidos embrionarios y las que provienen de tejidos no embrionarios.

 

Células madre de origen embrionario

  1. Células madre provenientes de la mórula: Luego de la fecundación del óvulo por parte del espermatozoide, al cuarto día hay una fase de división celular llamada mórula, de la cual se pueden obtener células madre embrionarias Totipotenciales, es decir, células que tienen la capacidad de convertirse en cualquier tipo de célula del ser humano, desde células cerebrales a células musculares, sanguíneas, óseas, glandulares, etc. A partir de estas células se podría obtener células de toda clase de tejidos y en teoría se podría obtener todo un individuo.

 

 

  1. Células madre provenientes del blastocisto: El blastocisto es otra fase del desarrollo del embrión de los mamíferos, constituye una estructura celular compleja que se presenta al 5º-6º día de la fecundación. Se pueden obtener células madre embrionarias pluripotenciales, las cuales tienen la capacidad de diferenciarse en distintos tipos de tejidos, pero no en un organismo.

 

 

A pesar de su enorme potencialidad, las células madre embrionarias plantean algunos problemas para su utilización:

  1. Posible rechazo por provenir de un organismo ajeno (como en los transplantes de órganos o de tejidos), incluyendo enfermedad de injerto contra huésped.
  2. Aparición de tumores, debido a fallos en la capacidad de regulación de su entorno, principalmente de los procesos de división, crecimiento y apoptosis (muerte celular programada). Lo que se conoce como inhibición por contacto
  3. El debate moral sobre el uso de células provenientes de un embrión.
  4. Debate moral sobre la obtención de las células madre embrionarias: no es ético utilizar a mujeres embarazadas como fuente de células madre, por lesión de la mujer y lesión de los embriones y además de ello tampoco se encuentra regulado su posterior aislamiento, cultivo y reproducción

 

Células madre no embrionarias

  1. Células madre provenientes de la sangre del cordón umbilical: Estas células madre hematopoyéticas se pueden diferenciar en células de la sangre (son “multipotentes”). Son las utilizadas para el tratamiento de algunas enfermedades hematológicas como la leucemia o algunos tipos de linfoma.
  1. Células madre provenientes de tejidos desarrollados: Son células madre adultas multipotentes, que ya están diferenciadas y sólo pueden generar los tejidos para los que fueron creadas. Habitualmente se ha utilizado la médula ósea como fuente de estas células madre, sin embargo, en los últimos años ha cobrado especial protagonismo el tejido adiposo, ya que posee una concentración de células madre muy superior a la encontrada en médula ósea (entre 1000 y 2500 veces mayor cantidad de células madre), además de su mayor disponibilidad y relativo fácil acceso.
  1. Células madre adultas pluripotentes inducidas: Son células adultas que se manipulan a fin de realizar un proceso de diferenciación inversa, es decir, a partir de una célula adulta diferenciada como una célula de la piel, se puede realizar una reversión hacia una célula madre pluripotencial no diferenciada, que posteriormente se puede convertir en otro tipo de tejido, por ejemplo, una célula cardiaca. Esta posibilidad plantea una serie de ventajas prometedoras en relación con las células madre de origen embrionario, ya que no presenta los problemas del rechazo al poder provenir del propio individuo, y tampoco plantea las dificultades éticas de manipulación de embriones. Se encuentra en una fase incipiente del desarrollo.

Teniendo en cuenta la potencialidad de estas células madre, en las últimas décadas se ha evolucionado bastante desde las terapéuticas en que se utilizaban agentes irritantes para tratar de inducir reacciones inflamatorias y el consecuente proceso de reparación, pasando por la utilización de diferentes tipos de concentrados de plasma rico en plaquetas, buscando la liberación de distintos factores de crecimiento y señales bioquímicas, en procura de generar una reacción inflamatoria efectiva en tejidos dañados o degenerados. Esta evolución nos está conduciendo a intentar utilizar la combinación de células no diferenciadas con potencial de transformación junto factores de crecimiento y de señales proteicas, a fin de obtener tejidos plenamente funcionales, organizados mediante una correcta señalética. Sin embargo, el camino del desarrollo de tejidos funcionales está en sus primeras fases de desarrollo.

Se deduce entonces, que la terapéutica biológica con células madre tiene 2 componentes fundamentales: El primero la cosecha u obtención de las mismas y el segundo la señalética correcta para que las células actúen conforme a lo que se requiere (reparación, mantenimiento o regeneración).

Para la obtención de células madre, se han planteado diferentes fuentes como ya se ha citado previamente, sin embargo, en un escenario ideal se debería reunir las siguientes características:

  1. Fácil obtención
  2. Gran cantidad de células madre
  3. Mínima morbilidad (daño) de la zona donante
  4. Seguridad
  5. Obtención de poblaciones celulares multipotentes
  6. Secreción conjunta de factores inmunomodulatorios
  7. Obtención de células inmunoprivilegiadas.

Teniendo en cuenta las diferentes fuentes de células madre, actualmente la que se erige cumpliendo de mejor manera las características citadas son las células madre estromales derivadas del tejido adiposo. Son células madre adultas multipotentes, que se obtienen de manera relativamente fácil mediante un proceso de liposucción, dejando una mínima o nula morbilidad en la zona donante, ya que se realizan incisiones de unos 2mm, que no dejan marca visible, con una tasa de complicaciones extremadamente baja si se siguen todas las normas de seguridad; con un espectro de seguridad altamente comprobado mediante la realización de millones de procedimientos en todo el mundo durante más de 15 años sin reportes de aparición de tumores. El tejido adiposo aporta además poblaciones celulares ampliamente heterogéneas con importantes propiedades inmunoprivilegiadas.

En cuanto al segundo componente, un gran número de investigaciones se están llevando a cabo en todo el mundo, para tratar de dilucidar las claves de una adecuada señalización que lleve a las células madre a comportarse de la manera que se desea, dependiendo de los requerimientos: regeneración, reparación o mantenimiento. Los resultados preliminares son muy prometedores, pero aún falta tiempo para poder llegar a obtener tejidos a medida, órganos con plena funcionalidad o extremidades. El futuro de la medicina biológica con células madre está desarrollándose cada día y podemos aprovechar los avances que tenemos actualmente y continuamente estaremos incorporando los beneficios que los descubrimientos científicos nos aporten en todas las áreas de la medicina.

CategoryCélulas Madre

Diseño web para Médicos por Pymesworld 💛